Ilustración: Diéresis

Primer lugar

Se juntan en Cerro Moreno

Alejandra siempre toma el mismo vuelo de Santiago a Antofagasta, el que llega a las 21:30. A esa hora, Yamil la mira a la distancia mientras ella recoge su maleta y camina rápidamente hacia él. Se reencuentran una vez al mes, sólo por una semana. Muchos no entienden ni creen en su amor, pero ambos saben que ese tiempo juntos es lo más valioso que tienen. Cuando ella debe regresar a Santiago, siempre toma el vuelo de las 9:30. Con tristeza se despiden en el aeropuerto, Yamil se va a su trabajo, y ella lo mira desde el cielo.

Natalia Moya Correa, 24 años, Antofagasta.

Ilustración: Hombre Hada.

Talento Infantil

Las palomas de Arturo

"Mamá, ¿Arturo Prat tenía una paloma?". Se preguntaba la pequeña mirando la estatua.

Monserrat Fierro Grassi, 11 años, Antofagasta.

Ilustración: Lino.

Talento Mayor

Importancia

Después de oír las noticias del descubrimiento del nuevo continente Zelandia y de los siete planetas con agua cerca de la Tierra, ya no me estoy preocupando mucho de la micro 104 que se demora tanto en pasar por aquí.

Ricardo Honorato Hermosilla, 69 años, Antofagasta.

Ilustración: Casco.

Talento Joven

El desierto chileno

Recuerdo cuando mi padre llegó del trabajo y nos anunció a mi madre y a mí que nos mudaríamos a Chile. Cuando el avión aterrizó me di cuenta de que de ahora en adelante tendríamos que vivir en Marte.

Dariana Sandoval Ceja, 16 años, Antofagasta.

Ilustración: Hombre Hada.

Mención Honrosa

Recuerdo cuando tenía 8 años y mi papá me llevó a conocer el cementerio de mascotas en Quebrada Coloso. Estaba muy frío y oscuro, mi padre me abrigó con una frazada y nos acercamos a ver a nuestro difunto gato. En ese instante se escuchó un ruido y todo fue muy rápido, una pequeña sombra del tamaño de un perro corrió despavorida y se perdió en el horizonte. Mi padre me dijo que era sólo un perro callejero, pero a mí no me engaña. Esa fue la primera vez que vi a un muerto levantarse de su tumba.

Javier Escudero, 25 años, Antofagasta.

Ilustración: Diéresis.

Mención Honrosa

Desierto florido

¿Dónde estoy?, pregunta desorientada la mariposa. ¡En Antofagasta!, contesta la lagartija.

Angelina Araya Dubó, 40 años, Antofagasta.

Ilustración: Casco.

Mención Honrosa

Cuento corto

Me gané el apodo entre mis pares después de que un tiro, en la mina, arrancara de raíz cuatro de mis dedos con los que siempre soñé convertirme en un avezado escritor.

María Elena Alfaro Rivera, 53 años, Antofagasta.

Ilustración: Seba Ovnie.

Mención Honrosa

Costanera del ayer

Trotando y caminando sobre los duros pisos de la costanera recorro mis añoranzas en las playas que bañaban mis recuerdos. Mi juventud observa con ojos gastados por los años un horizonte extenso como una cinta sin final de modernidad. Antofagasta hoy se lee con muchas más letras.

Jaime Arévalo Rodríguez, 67 años, Antofagasta.