Ilustración:

Primer lugar

Sigue el destello del alicanto hasta la boca del desierto

El rape es un pez de las profundidades que tiene un apéndice luminiscente, con el que atrae con hipnótica facilidad a sus presas. La misma técnica usa el desierto cuando quiere alimentarse. Utiliza un alicanto de alas cobrizas para atraer a un incauto pampino en busca de riquezas y transformarlo en un empampado, un hombre devorado por la tierra.

Felipe Núñez Martínez, 26 años, Antofagasta.

Ilustración:

Talento Infantil / Premio del Público

La micromáquina del tiempo

Todos los días me subo en la micro 129, observo a las mismas personas en sus asientos, unas alegres, otras tristes. Me veo en el futuro conduciendo la micro a través de los años y veo también a los hijos de las personas que frecuentaban mi micro sentados en sus asientos. ¿Cómo es posible? Ahora me miro en el espejo y sí, es posible.

Diego Quililongo Bahamondes, 11 años, Antofagasta.

Ilustración:

Talento Mayor

Según el cristal con que se mire

En una fábrica de Arizona, George saca brillo a los espejos del gran telescopio que instalarán en Antofagasta. Sabe que no debe quedar ninguna mota de polvo sobre la superficie del cristal, porque allí están puestas todas las esperanzas del hombre para acercarse a los orígenes de la Creación. Y allí, en calle Prat, María de los Ángeles saca brillo al piso del paseo peatonal. Sabe que si hace bien la pega tendrá el dinero que necesita para comprar el pasaje de regreso a su Venezuela natal.

Osvaldo Varas Álvarez, 67 años, Calama.

Ilustración:

Talento Joven

Del recuerdo

Despertaba con música de Enrique Guzmán, se levantaba para ir al trabajo, pasaba por las calles, atestadas de cabros chicos corriendo con el periódico, de charlatanes, de mendigos. Por la tarde en la fiesta coqueteaba con algún triste minero de dedos callosos, fingía tomarse la cerveza pero la botaba en el baño, acordaban reunirse para ver una película de la Rosita Quintana y, al día siguiente, él subía a la mina para no volver jamás.

Antonella Valenzuela Codd, 15 años, Antofagasta.

Ilustración:

Mención Honrosa

Haikú del Parque Japonés

Ya no hay peces. Regresaron a Japón con las monedas.

Matías Albornoz Urbina, 22 años, Antofagasta.

Ilustración:

Mención Honrosa

Epifanía

Entonces, bajo el sol inclemente, llegó a la cima del cerro, abrió sus brazos para sentir el aire fresco del mar, contempló la planicie. Cerró los ojos imaginando lo que venía: vio la mano de Roberto emergiendo del desierto, la estación de ferrocarriles de un barrio histórico, unas ruinas convertidas en museo, visitantes extasiados contemplando la formación rocosa como una portada esculpida por Dios, una caleta de alegres pescadores, enormes barcos recalando en un gran puerto, cientos de jóvenes talentosos creando futuros en universidades. Juan López, el Chango, abrió los ojos, tomó aliento y, satisfecho, continuó excavando el cerro.

Rodrigo Ardiles Irarrázabal, 44 años, Antofagasta.

Ilustración:

Mención Honrosa

Antofagasta en diez canciones

Siempre mido la distancia de los recorridos de micro en canciones. De la U a mi casa: seis canciones. De mi casa al mall: cuatro canciones. Del mall al Líder: dos canciones. Mi recorrido favorito se mide en diez canciones y es a la casa de mi mejor amiga, en La Chimba. Es cuando me doy el gusto de sentarme a la ventana para observar el atardecer sobre el mar e imaginarme en mi propio videoclip. Y pienso: en realidad Antofa no es tan grande, está al alcance entre playlist y playlist y media.

Daniela Christie Muriel, 21 años, Antofagasta.

Ilustración:

Mención Honrosa

Nana del desierto

La liebre la deja justo en el desvío. El camino parece una línea capilar. En vez de pelo hay arena, montículos de arena. Al fondo se ven las casas. Ninguna de las casas es pequeña en los Jardines del Sur. La mujer avanza rápido por el costado del camino. Un auto pasa. Luego otro. La mujer se persigna cuando cruza por la animita de la nana. A las 8 en punto cierra la puerta de la casa. Ya pasaron dos horas desde que salió de su casa en La Chimba alto.

Carolina López Godoy, 40 años, Antofagasta.